Juan Ramón Godoy (Rancagua, 20 de noviembre de 1977) es profesor de Historia y Geografía, Licenciado en Educación y actualmente candidato a alcalde de Rancagua. Nacido y criado junto a sus padres en la Población Isabel Riquelme, ha trabajado codo a codo con las y los vecinos de la comuna y la región, siempre con el apoyo entrañable de su familia que lo ha acompañado en su vida dedicada al servicio público.

Su carrera política y social contempla haber sido Concejal de Rancagua en los periodos 2008-2012 y 2012-2016; en 2014 fue nombrado Director de la Superintendencia de Educación en O’Higgins; en julio de 2015 asumió como Intendente de O’Higgins nombrado por la presidenta Michelle Bachelet; fue Director de la Universidad de Aconcagua; y en 2017 fue elegido Consejero Regional de O’Higgins por el para el periodo 2018-2022, cargo al cual renunció, asumiendo que los cargos no son una plataforma para hacer campaña sino un espacio para representar inquietudes y problemáticas de la población, y para el cual fue electo posicionándose dentro de las primeras mayorías a nivel regional.

Su experiencia en el servicio público, sumado a las altas votaciones recibidas en sus cargos como concejal y core, además de sus desafíos a nivel regional y en materia de educación, lo llevaron a concretar su candidatura para ser el próximo alcalde de Rancagua. El pasado 11 de enero, oficializó su candidatura acompañado junto a su familia, instancia en la que también presentó su programa de municipio abierto que ha construido junto a la comunidad en los distintos “Diálogos Participativos por un Rancagua para todas y todos”, que se han desarrollado por toda la ciudad capital.

El Programa de Ciudad que Juan Ramón Godoy ha construido junto a las y los vecinos de Rancagua consta de cuatro pilares. El primero de ellos es la participación ciudadana, es decir, que la ciudadanía participe de manera vinculante en los procesos que se llevarán a cabo en el municipio. El segundo, la transparencia, real y activa, donde las y los rancagüinos puedan conocer en detalle en qué y cómo se invierten los dineros municipales. En tercer lugar, la corresponsabilidad y colaboración que se tendrá en el trabajo a realizar durante la gestión municipal. Y, finalmente, el enfoque de género, por una ciudad inclusiva, justa y equitativa para todas y todos.